lunes, julio 18, 2016

Las raíces del euroescepticismo

He escrito sobre el euroescepticismo, un fenómeno bien complejo. Apunto algunas ideas:
  • Aumenta en todos los países pero en cada uno tiene su propio recorrido.
  • Muy relacionado con la percepción de la economía.
  • En España, sigue la tendencia general de confianza respecto del resto de instituciones.
  • El euroescepticismo no siempre impide que exista un % a favor de ceder más soberanía a Bruselas (Esp y Fr lo muestran).
  • ¿Cuál será el impacto del Brexit a largo plazo?
Las encuestas tienen sus límites pero aún así no deja de ser interesantes.




Más información, aquí.

domingo, enero 31, 2016

Desigualdad y 'framing'




La desigualdad es un concepto que funciona como 'frame' (es decir, el contexto dentro del cual se enmarca cierta información, condicionando su interpretación y apuntando a una posible solución).

Un profesor mío decía que los 'frames' son como una línea de ferrocarril: una vez lo aceptas, acabarás llegando donde te lleven las vías. Por esto, pensé en la desigualdad cuando vi esta viñeta de El Roto.

En este artículo está el porqué del éxito de la desigualdad en la opinión pública y sus posibles consecuencias.

sábado, octubre 03, 2015

Sense títol



“Trencar marges i fronteres; unir. 
L’art no és violència ni guerra, com deia Picasso”
—Sean Scully



Fa unes setmanes, un amic m’explicava el significat de la porta com a metàfora. Una casa és un espai habitable, que dóna ordre a la vida, davant el caos del món exterior. Ara bé, és important que tingui portes. A més, les portes s'han de poder obrir. En cas contrari, la casa esdevindria una presó: la porta dóna llibertat, dignitat. L'apertura és necessària.

Vagi recordar aquesta conversa en visitar Santa Cecília de Montserrat aquest estiu passat. Potser també pensava en termes similars l'artista d'origen irlandès Sean Scully quan buscava una casa per la seva obra. Una casa que -a ser possible- estigués a prop de casa seva (tal com explica la Mercè Ibarz, des de fa més de 20 anys Scully té un domicili a Barcelona). La va trobar a Santa Cecília. Al capdevall, una església és -bàsicament- una casa.

Scully és l'artista de la musicalitat, de l'espiritualitat, dels límits borrosos. Un creador que beu de l'expressionisme abstracte i el minimalisme nord-americà i que ha trobat un espai acollidor a la construcció més antiga del massís de Montserrat, edificada ara fa 1.100 anys. L’acta fundacional d’aquesta església diu (profèticament?): "Reverentia divini cultus multiplex in multis impletur": la reverència del culte diví es pot acomplir de moltes maneres. Aquest lloc consagrat per la història i la religió viu ara la seva darrera evolució de la mà de Sean Scully, per a qui “l’art abstracte és l’art espiritual del nostre temps”. (Un gran avantatge d'Scully és la seva capacitat per a raonar el seu art, trobareu més informació a Núvol). 

La intervenció a Santa Cecília penso que pren tot el seu significat si -en la línia del darrer Rothko, un dels referents d'Scully- la considerem més com la creació d'un espai i no ens centrem tant en les emocions que pot transmetre cada peça aïlladament. En aquest sentit, és interessant veure la capella com un tot, ponderar el lloc que ocupa cada cosa i admirar com s'integra l'obra d'Scully amb els elements romànics anteriors. També, és important considerar els passatges de la pròpia biografia de l'artista d'on emanen algunes de les peces.

Per exemple, és significatiu que la primera obra que trobem no tingui títol. Aquest fet, juntament amb els tons blavosos d''Untitled', la forma com juguen les diferents intensitats entre una peça i la següent, la suavitat de les línies... és una invitació a endinsar-se en aquest espai i el seu misteri: una porta oberta. 




La següent obra ('Doric Nyx'), ja té una narrativa pròpia i està dedicada a la deesa grega de la nit (en una síntesi que recorda els pintors del Renaixement, que integraven elements clàsics i cristians: l'alternança de profetes i sibil·les a la Capella Sixtina, per exemple). Els seus tons grisos i negres, les seves dimensions, ens porten a la misteriosa profunditat que el fet religiós ha tingut durant segles. A més, aquesta gama cromàtica austera i la clara definició de les línies expressen bé una altra capa de significat de l'obra: el record del fill mort de l'artista.

No obstant, 'Holly Stationes' és l'obra que expressa millor el projecte de Santa Cecília. Anteriorment Scully ja havia fet un altre via crucis però les 14 peces que el composaven -un cop acabada la mostra- es van dispersar. D'una banda, una sèrie -i especialment aquesta- conserva el seu significat si es manté unida (fet que connecta l'anhel de l'artista per recollir les seves obres a un mateix espai). D'altra, hi ha la força de la síntesi d'elements de la qual parlàvem abans. La sèrie original estava dedicada a la seva mare, que era música i que havia traspassat feia poc. Ara, a Santa Cecília, música i maternitat són significats que es potencien amb nous matissos. La nova sèrie es troba dins l'església de la patrona dels músics i, a més, a la nau lateral consagrada a la Mare de Déu.

El caràcter obert de l'art d'Scully porta implícita una gran capacitat per a integrar noves formes d'expressió i bellesa. Com hem vist, la música té una gran rellevància en aquest espai. Però encara podrem veure més en sentir la darrera pista de l'audioguia, que conté peça d'Arvo Pärt, un músic a qui Scully admira. El minimalisme sacre de Pärt resulta una banda sonora ideal per l'expressionisme abstracte d'Scully (igual que -per exemple- la múscia de Björk es complementava perfectament amb l'estètica 'dogma 95' a 'Bailando en la oscuridad' de Lars von Trier).

El ‘Vater unser’ de Prät és l'ambient que omple l'espai recreat per Scully a Santa Cecília. És el que ens fa saltar amb la vista entre les estacions del 'Holly' i el que ens omple l'anima amb els blaus de l''Untitled'... (Trobareu la cançó aquí - en una versió diferent de l'audioguia, que està interpretada per un escolanet). A més, el fet que la cançó escollida sigui precisament un parenostre, segurament tampoc no és casual, ja que fa referència a un altre 'espai': la casa del Pare (una imatge de forta càrrega simbòlica pel cristianisme). Pel que sembla, aquests elements no són estranys per a Pärt. Regirant en les seves obres, he trobat que la portada d'un altre dels seus discos ('Creator spiritus') mostra una plena sintonia amb la simbologia de la casa i la porta oberta.


Tot això no és -al meu entendre- una especulació teòrica. Bona part de la força de Santa Cecília rau en el fet que l’aliança entre entre art i espiritualitat té rostre i té vida. És una història que comença amb l’amistat entre el Pare Laplana (responsable del Museu de Montserrat) i el mateix Scully. “Scully i Laplana s'havien de trobar, per força”, diu Mercè Ibarz en un article que és una gran introducció a la visita.

Aquesta història està oberta i continua cada vegada que algú entra i, contemplant des de la seva experiència, aporta significats i vivències. De fet, ara me n’adono que les vegades que he pogut gaudir més de l'art ha estat en visitar la ‘casa’ d’algun artista; com ara la Fundació Tàpies, el tristament desaparegut Chillida-Leku i, sense dubte, Santa Cecília.

I és que possiblement l'art sigui això: un cosmos ordenat i obert, sense títol. 




[Normalmente escribo los posts de este blog en castellano. En esta ocasión, habiendo leído algunos artículos sobre Scully y Santa Cecília en catalán, me ha parecido lo más natural establecer un diálogo con ellos en la misma lengua]

domingo, enero 04, 2015

Desigualdad, ¿el 'zeitgeist' equivocado?

“I don't think it's such a good idea to be casual about the truth.” 
Sam Seaborn, ‘The West Wing’

Hay conceptos fuertes que lo impregnan todo aunque no se mencionen. Son lugares comunes a la hora de entender el mundo en un momento determinado. Es el 'zeitgeist', el espíritu de los tiempos. Nada que ver con el invento de Google, que es una recopilación de los términos más buscados. Por contra, aquí lo interesante es lo implícito, lo que subyace.

2014 lo recordaré unido a una palabra: desigualdad. Si repasásemos la cantidad de noticias, informes o gráficos que se han publicado este año, no acabaríamos... Así que me quedo con la imagen de una portada del diario 'Ara', que condensa el concepto a la perfección.



Supongo que Piketty tiene algo que ver en todo esto. Su voluminoso ‘El Capital en el siglo XXI’ (con resúmenes aquí y aquí) ha logrado algo importante: situar la desigualdad como tema principal en el debate público y como clave de interpretación de buena parte de la situación actual. (Por cierto, el libro fue publicado en 2013 en francés pero conquistó la popularidad mundial a partir de la edición inglesa de 2014).

El tema no es nuevo y sin duda es relevante pero hay quien cuestiona que la preeminencia que ha adquirido este concepto sea reflejo de la realidad social: "If You Really Care About Ending Poverty, Stop Talking About Inequality" pedía The Atlantic hace un año. ¿Cuál es el problema en realidad: pobreza o desigualdad?

Es curioso que tanto los que sostienen una perspectiva como los que apoyan la opuesta parece que coinciden en 1) la importancia de la movilidad social y la igualdad de oportunidades; y 2) las medidas (que valdrían tanto para combatir la desigualdad como la pobreza). Así, para la mayoría la solución pasaría por mejorar la educación y tener unos impuestos más justos y eficientes.

Entonces, si estamos todos de acuerdo en las conclusiones, ¿por qué discutir? Pues porque no sólo es importante acertar en la solución, también hemos acertar en el planteamiento. Si el problema fuera la pobreza sería importante llamarlo por su nombre.

Según los expertos, la desigualdad no conlleva necesariamente empobrecimiento. Para que unos ganen, no es imprescindible que otros pierdan. Aunque obviamente puede darse: de hecho en el momento actual los pobres pierden riqueza mientras el resto tienden a ganar (con lo que, además, la brecha se ensancha). Aún así nos podemos plantear: en el caso que todos aumentaran su riqueza, ¿importaría que unos la aumentaran a un ritmo superior al de los otros? Probablemente la respuesta sea que a los que crecen menos sí les importaría. Y quizá aquí esté la clave de la buena acogida del concepto de desigualdad (frente a la pobreza), a la hora de explicarnos a nosotros mismos nuestro presente.

“Cuando las desigualdades se disparan, las personas tienden a considerar que se está violando el esquema básico de justicia que debe regir en toda sociedad” dice Ignacio Sanchez-Cuenca en Infolibre (donde documenta rigurosamente el incremento de la desigualdad en España). Es comprensible pero no tiene por qué ser exacto.

Recuerdo a un profesor que me decía (debía de ser finales de 2010): “Dicen que la codicia ha originado crisis; yo pienso que fue la envidia”. Si fuera cierto, podríamos detectar en la situación actual el eco de muchos años de “la lepra nacional”, como llamaba llamaba Unamuno a la envidia. En este sentido, el 'frame' de la desigualdad se apoyaría en la mala consideración social que tienen los ricos en España y, al mismo tiempo, la haría más fuerte. De esta forma, estaríamos alimentando al monstruo que nos ha llevado al abismo donde nos encontramos.

"Si queremos salir de donde estamos hemos de tomar decisiones clave que son políticas, no técnicas", decía Romano Prodi en una entrevista de hace unos meses. La justicia social tiene aristas técnicas pero, sobre todo, políticas y culturales. Por esto, la narrativa importa. En el mismo sentido, la comprensión profunda de la realidad (de la que el 'zeitgeist' sería una cierta cristalización) no es un asunto menor. Equivocarse en el diagnóstico puede llevar a soluciones ineficaces y, sobre todo, injustas.  ¿Por qué no luchamos por la igualdad de oportunidades y la erradicación la pobreza y aprendemos todos a ser felices con menos que otros?



----

[‘Food for thought’ adicional]


Antoni Gutiérrez-Rubí (elcritic.cat) :
"La nostra dieta informativa és molt esquifida: llegim de pocs temes, de poques fonts i de pocs mitjans. No em sembla una dieta saludable. El marc temàtic del nostre país és prim comparat amb la premsa internacional. La falta de focus, de profunditat i de diàmetre és molt empobridora per al país." 

Morten Olsen (‘El País’)
"(...) la solución para impulsar la movilidad social resulta ser la misma que para muchos otros problemas de la sociedad: una mejor educación. Esto implica, además, una educación dirigida a los niños de familias carentes de recursos (financieros o de otro tipo) para ayudarlos a empezar su vida de la mejor forma posible."

Carles Boix (‘Ara’):
"El gran repte dels anys vinents és com reconciliar aquests dos mecanismes (mercat i democràcia) bàsics per ser alhora lliures i pròspers. Sobreregular i estatalitzar l’economia (aquesta gran temptació dels països llatins) esquerdaria les bases (el principi de competència) que fan el capitalisme dinàmic. Cal continuar apostant per tenir una economia oberta, acompanyada, com a mínim, de tres intervencions. Primer, augmentar la inversió en educació. Segon, fer transparent l’administració pública i desmantellar els quasimonopolis i les xarxes clientelars que dominen estat i grans empreses. Finalment, reforçar la imposició sobre les rendes més riques (l’u per cent de la població)."

‘The rich and the rest’ (‘The Economist’):
"The old Davos consensus of boosting growth and combating poverty is still a better guide to good policy. Rather than a sweeping assault on inequality itself, policymakers would do better to take on the market distortions that often lie behind the most galling income gaps, and which also impede economic growth."
"(...) the right way to combat inequality and increase mobility is clear. First, governments need to keep their focus on pushing up the bottom and middle rather than dragging down the top: investing in (and removing barriers to) education, abolishing rules that prevent the able from getting ahead and refocusing government spending on those that need it most."

Enric González ('Jotdown')
"El capital en el siglo XXI, de Thomas Piketty. Este es un libro del que muchos hablan y pocos han leído."

sábado, diciembre 07, 2013

La curación de los contenidos: la respuesta de Medium

Muchas plataformas (sociales o no) consideran los contenidos y las diferentes formas de descubrirlos como parte del cóctel de un buen servicio a los lectores/usuarios. 

Un tweet de Albert Cuesta de hace unas semanas tocaba el tema (toda ironía esconde algo de verdad):

LinkedIn, por ejemplo, introdujo el seguimiento a 'influencers' y el LinkedIn Today, que ha abandonado después de integrar Pulse más profundamente en su plataforma. En la misma línea está la apuesta de Spotify en los 'taste-makers' (en vez de amigos).

Con su rediseño y potenciando sus canales, YouTube dio un paso  para atraer contenidos de calidad de productores muy diferentes (desde la Fox y TED hasta Red Bull o el FC Barcelona). Ahora ya permite incluso que cobren.

Por otro lado, está la producción de contenidos propios a la que muchas plataformas diferentes se han acabado sumando: YouTube, Netflix (que tradicionalmente programaba producciones de otros) e, incluso, Amazon. Producir contenido es una buena forma de conseguir que sea exclusivo y, si lo hacen bien, de garantizar la calidad. Tener buenos contenidos en exclusiva es una buena forma de generar interés y retener la atención.

Son ejemplos de movimientos de la industria de los últimos 12 ó 15 meses. Así, vemos que existe una cierta tendencia a la hibridación: plataformas que de alguna manera actúan como un medio de comunicación. ¿Hasta qué punto una cosa y hasta qué punto la otra? 

En ocasiones, esto puede suponer un dilema dentro de las compañías. Por lo que parece, para Yahoo lo fue (como se ve en este gran artículo sobre Marissa Mayer). En cierto modo, la opción por desarrollar productos en Internet (que llevó al fichaje de Mayer) representó un pivote en una compañía que llegó a tener una gran potencia en la parte de contenidos. Y la estrategia de Mayer está ofreciendo buenos resultados. Pero realmente no ha dejado de lado la parte de contenidos: la apuesta sigue en pie y, de hecho, han reforzado su redacción con fichajes estrella. En Yahoo! también han optado por la tercera vía de la hibridación.  

Esto mismo le decíanMedium: o plataforma o medio. Se trata de una plataforma que quiere aportar valor a lo que los escritores publican y los lectores leen y, quizá, el hecho de nacer ya híbrido sea una ventaja. 

Por un lado, hay una voluntad de poner al usuario en el centro. Piensan en el usuario que lee, en el usuario que escribe y el usuario que hace -con mayor o menor intensidad- las dos cosas. No hay categorías: todos son usuarios.

Eliminar barreras entre usuarios, darles un entorno colaborativo y el establecer una organización 'social' basada en el seguimiento de 'topics' (en vez de personas), son buenas premisas para ser una plataforma donde puedan surgir comunidades, un concepto (como explica este artículo) nada ajeno a los medios de comunicación: intereses compartidos y relaciones valiosas entre los miembros. 
Medium is not about who you are or whom you know, but about what you have to say.” - escribe Evan Williams, fundador de Medium
En la misma línea de potenciar a los usuarios está la simplicidad de la UX: esto va de escribir (y leer) y no te liamos más.

Como una consecuencia de lo anterior, está la caída de las barreras entre los géneros. Alexis Madrigal se pregunta en 'The Atlantic' si lo que se publica en Medium ha de ser considerado como periodismo o si es una estrategia de 'growhack'. (No obstante, Madrigal asume que "maybe, though, I'm applying old-line thinking to this new creation" y, de hecho, hay algunos estudios que le dan la razón: a buena parte de los lectores esta distinción no les interesa).

Aquí lo que importa es el contenido sea interesante para el usuario (y no tanto el poder clasificar los contenidos en una categoría determinada). En este sentido me parece brillante cómo lo explican desde Medium:
"It’s designed for little stories that make your day better and manifestos that change the world."
Y ¿cuál es la mejor forma de medir el interés? Posiblemente a través del tiempo que pasan los usuarios en cada post. Olvidémonos de los 'bullshit metrics' y centrémonos en lo que les importa a los usuarios. En el fondo, el tiempo es una medida muy lógica para la economía de la atención.

Por esto, da la sensación que Google acertó cuando introdujo la posibilidad de crear comunidades en su plataforma social: unos meses después, el tiempo en el site había dado un gran salto (cosa que hace pensar que Medium está optando por un buen modelo).

Un tweet que no se refería a Medium pero que incide en este mismo punto:
Por lo que dicen, los datos relativos a los tiempos de consumo son la gasolina que utiliza el algoritmo de Medium para jerarquizar y hacer recomendaciones personalizadas.
“We pay close attention to the time that people spend reading posts, together with how they scroll through them. We think this can help us to understand how well a post resonates with a given user, and may be a better signal than the typical views/visits metrics that are generally used in online media.” - según Pete Davies, product scientist en Medium.
En este sentido, Medium realiza -en parte- funciones tradicionales de medio de comunicación (según este artículo, serían curación y verificación). Por un lado, selecciona qué contenidos recomienda y promociona (curación). Además, paga a algunos escritores (sin revelar su identidad) para que produzcan contenidos y así asegurar calidad e interés. Pero por otro, no asumen ningún tipo de responsabilidad editorial (verificación, que -por otra parte- es un proceso que se aplica sobre todo a las noticias y no a todos los contenidos de los medios).

Medium ha nacido híbrido y ha tomado como punto de partida el modelo al que han llegado las grandes plataformas de contenidos después de años. Realmente, sorprende un poco por qué ha suscitado tanta polémica.


Finalmente, nos podemos preguntar si esto realmente crea valor. Posiblemente el algoritmo de Medium sea un paso más que hace la industria para dar con el sistema que permita responder a esta pregunta. De hecho, todo el proyecto -e incluso la historia de su fundador- va en esta dirección:
"Medium is just the next logical step in Williams’ three-product cycle to inject better ideas into the world. Blogger helped open the doors for pajama bloggers to compete with the media moguls. A few years later, Twitter gave the power of broadcast distribution to everyone who had 140 characters to share. Now, to complete the circuit, Medium wants to make viral information more substantive" podemos leer en la entrevista de TechCrunch a Williams. 
Ahora falta ver si este esfuerzo responde a los deseos reales de los usuarios:
“It’s also an optimistic stance to say that we can build a system where good things can shine and get attention. And there’s an audience for ideas and stories that appeal to more than just the most base desires of human beings.” dice Williams 
Hay otros proyectos que -pese a ser bastante diferentes- tienen esta inquietud desde hace tiempo: 'user intent'. ¿Quieren los usaurios una mejor información? En el fondo, es la pregunta para Medium.


lunes, octubre 07, 2013

Jeff Bezos miente

“La palabra fue dada al hombre para ocultar su pensamiento” - Stendhal 


He estado leyendo algunos artículos sobre la compra del 'Washington Post' por parte de Jeff Bezos y he llegado a la conclusión que Bezos miente. 

Al poco de comprarlo, Bezos decía a la redacción que tenía fe en poder lograr ingresos a través de la elaboración de un "daily ritual bundle that would appeal to a variety of readers". Estas declaraciones suscitaron algunas críticas (pienso que bastante razonables). 

El gran Matthew Ingram escribía: "What’s surprising about his comments is how well they fit with the traditional views of the industry." En el mismo post, se encuentra este tweet: 



Claro: el 'bundle' ya existe y, además, parece que es más parte del problema que de la solución de la crisis de la industria de la prensa. Jordi Pérez Colomé lo resumía así:
El problema es sencillo de ver. Cada día leo información. Pero si alguien me pidiera que leyera solo su medio a cambio de un euro diario, le diría que no. Poca gente quiere ya el disco entero: dame el single; el relleno te lo quedas. Como a los grupos de música, a los periodistas nos encantaría hacer temazos sin parar -grandes piezas. Pero es imposible. Hasta ahora la estructura la sostenía la publicidad. Ahora ya no.

Sin embargo, Bezos llega al WaPo y lo primero que hace es hablar del dichoso 'bundle'. ¿Cambiar (de propietario) para que todo siga igual? Estoy convencido que no: que lo diga, no significa que lo piense. De hecho, es parte de su forma de ser: quiere ser incomprendido. ¡Ya le interesa! ¿Es Amazon una plataforma de eCommerce? En realidad hace mil cosas más (que pasan desapercibidas a la mayoría). A Bezos le gusta volar bajo el radar. 

Pérez Colomé dice: "Bezos ha comprado una empresa con gente que sabe crear contenido, no un periódico." Parece que se trata de un problema de producto: el paquete de noticias que es el diario ya no funciona bien. 

¿Y por qué Bezos podría ser un buen candidato para liderar esta transformación? En un un brillante artículo publicado en Nieman Journalism Lab (Citizen Bezos: Amazon’s founder is looking for a legacy) se apuntan algunas razones a partir de la trayectoria de Bezos (los 'bullets' son míos): 
  •  The company [Amazon] has become much more than a retailer. It’s an infrastructure and technology conglomerate, tasked with building and reinventing systems, from physical warehouses to virtual currencies, that can outlast the destruction of entire industries, starting with the printed books that made the company a household name.
  • As the owner of Amazon, Bezos has focused on long-term investment and perfecting the customer experience, both of which may be a good sign for the Post.
  • Two things Bezos knows: scale and data. Expect him to concentrate on those values at the Post, as he reviews such recent initiatives as the Post’s new paywall.

De hecho, la historia viene de lejos, como nos recuerda Juan de los Ángeles:
Porque, como aventuraban en 2001 los autores de Amazoning the News, Bezos podría ser quien liderase la transformación hacia un periodismo que participe de la vocación de atención al cliente que caracteriza a Amazon, y quien convirtiese los periódicos en algo más pegado al lector, más basado en la escucha y más decididamente orientado al servicio.

Estirando esta misma línea de pensamiento, Jeff Jarvis ve una gran conexión del estilo de Bezos con el ADN del nuevo periodismo: 
(...) Bezos’ key competence is in building relationships. This is wishful thinking on my part, as I have been arguing that we in journalism need to stop thinking of ourselves as manufacturers of a mass commodity called content and start understanding that we are in a service business whose real outcome is informed individuals and communities. Thus we must be in the relationship business.

Y, en un plano más práctico, Adrián Segovia, reflexiona:  
Si lo pensamos bien, el "negocio de los algoritmos" no es tan distinto al del periodismo. Ambos jerarquizan sobre algo para que el usuario haga, piense o ejecute cosas.

No obstante, está claro que hay un salto. Por esto, algunos dicen que los 'outsiders' no sirven para llevar la industria de los medios y que la historia está plagada de ejemplos... Es posible. Aunque quizá deberíamos preguntarnos si sigue siendo válido este razonamiento histórico después de la disrupción que ha supuesto Internet. El mercado de la prensa ha sufrido evoluciones y revoluciones pero quizá no de carácter estructural. Además, lo que es seguro es que la dinámica actual no es la solución (a pesar que la industria no está muerta del todo y esto sea también un cierto incentivo para que entren Bezos y otros).  

Por otro lado, también hay quien defiende la potencialidad de innovación de los que vienen de fuera de la industria: Vicente Lozano ('La prensa, vida tras el harakiri'), Gumersindo Lafuente ('¿Quién será el Bezos español?'),  Gonzalo Peltzer (''The Washington Post' en manos de un amateur') o el columnista de 'The Economist' Schumpeter ('The “Breaking Bad” school'), aunque haciendo una referencia más general. 


Después de todo, quizá no sea todo mentira y la solución sí esté en el 'bundle'. El Post (igual que otras muchas cabeceras) ya tiene los contenidos y además una buena marca pero le falta la forma de empaquetarlo. Le falta el 'bundle' no físico sino más bien conceptual que es el modelo de producto y de negocio para este nuevo escenario. Y aquí Bezos puede ayudar.